Volkswagen Golf Eléctrico

Volkswagen Golf Eléctrico: la apuesta fuerte de Volkswagen



A pesar de ser completamente eléctrico, el Volkswagen e-Golf conserva gran parte del encanto de la conducción de su versión diésel/gasolina gracias a su firme suspensión y su tenso manejo. A diferencia de otros modelos, el e-Golf se beneficia de la arquitectura modular MQB de Volkswagen, diseñada especialmente para dar cabida a una amplia gama de diferentes tipos de vehículos y trenes de rodaje.

Su motor eléctrico de 85kW (115 CV) y su batería de iones de litio de 24,2 Kwh le dan una autonomía de hasta 190 kilómetros –nada que envidiar a sus competidores. Sus ajustables modos de conducción y frenos regenerativos ayudan en gran parte a ello cuando las condiciones de conducción son más agresivas o desfavorables. La velocidad máxima es de 135km/h, más que suficiente para un uso común del vehículo.

El coche tiene tres programas de conducción: Normal, Eco (95CV y máximo de 120km/h) y Range (velocidad máxima de 95 km/h y anulación del sistema de aire acondicionado). Según la compañía, el coche eléctrico tiene una velocidad de arranque de 2,5 segundos superior a la del GTI. Cabe decir que el propulsor permite pasar de 0 a 100 en tan solo 10,4 segundos.
Hay dos enchufes para recargar la batería, uno en la parte delantera y el otro donde habitualmente ponemos gasolina. Con el sistema de carga rápida tan solo necesitamos dos horas, aunque siempre recomendamos la carga doméstica (5 horas) para un aumento de la vida de la batería. Volkswagen afirma que se puede usar la carga rápida de forma sistemática y da al usuario una garantía de 10 años de las baterías.

El 2014 fue el año en el que Volkswagen apostó fuerte por el coche eléctrico, empezando por el e-up! y pisando fuerte en el Golf Eléctrico –disponible a partir de 35.500€.

¿Qué nos traerá el 2015?